Avatar y el 3D

Después del fracaso en los Óscar y tras su desmitificación en taquilla, Avatar ya no fascina a nadie. James Cameron tiene que aprender que lo importante de una producción para convertirse en una obra maestra no son los efectos especiales. Hay que nutrirla de una historia y de una forma determinadas. Contar la vieja lucha del amor a la naturaleza contra las ansias de conquista y destrucción humanas ya está muy visto.

En Avatar se invirtieron millones de dólares para ultimar la novedosa técnica del 3D. Un invento de Hollywood que no aporta otra cosa que un aumento del precio de la entrada. Pasando por alto las gafas sucias o incómodas, la diferencia con la versión 2D se aprecia en contados planos.

El formato novedoso del 3D es ahora un truco para enriquecer a las productoras, pero puede dar de sí. Se daría ese caso si algún cineasta encontrase el modo de emplear este formato para contarnos algo que no le permita el 2D. De este modo, sí se habría dado el salto cualitativo.

En mi opinión, hasta que tenga un verdadero fin estético o formal, el nuevo formato es solo otra moda, como las películas burlescas de los éxitos de taquillas o las de superhéroes. En cuanto a Avatar, siempre podremos decir que tiene unos colores y paisajes muy bonitos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s