El cine de culto

El fenómeno de las llamadas películas de culto comenzó más o menos en España en los años noventa. Son películas que inicialmente no provocarían una acudida masiva del público a las salas, porque no son superproducciones, ni provienen de grandes directores y muchas veces incluso son actores poco conocidos. Pero poco a poco se extiende la idea de que es una buena película y la gente va a las salas por recomendación de sus conocidos que ya la han visto. A pesar de ello, la película pasa por la cartelera sin pena ni gloria.

El ‘efecto culto’ llega después de que la película ya haya sido retirada de las salas de cine. Muchas veces años después. Cuando esto ocurre, ya en pleno siglo XXI, las descargas se multiplican (seamos sinceros) y la película, de un director que nadie sabe nombrar y con unos actores que son más conocidos por sus personajes (generalmente), se convierte en un fenómeno.

Muchas causas pueden convertir a un largometraje en una película de culto. Por lo general suele ser su temática diferente a todo lo establecido, eso sucedió por ejemplo con Donnie Darko. O su diferencia a las películas del momento del estreno, The Rocky Horror Picture Show. También la ciencia ficción suele crear películas de culto, como es el caso de Blade Runner o Tron.

Pero no solo hay películas de culto, también hay directores de culto. A menudo estos directores van relacionados con un tipo de cine que no es necesariamente de masas, que puede ser llamado cine B o Z. George A. Romero es uno de los grandes directores de culto, también David Lynch. En estos casos se suele hablar de cine independiente, pero es algo más que eso. Por lo tanto, más que de películas de culto deberíamos hablar de cine de culto.

El cine de culto no es un género, puesto que incluye muchos dentro de su abanico, tampoco es una época o etapa, porque abarca películas de todas las épocas del cine. Podemos decir que este tipo de cine es creado por los propios cinéfilos, por sus reacciones, que en la mayoría de los casos no son las esperadas por la crítica. Esa es la única verdad del cine de culto, puesto que no siempre se dan las características mencionadas que convierten a un director o a una película en culto.

Anuncios

13 comentarios en “El cine de culto

  1. Pero entonces, si entramos en el hecho de que el culto es algo subjetivo y, por tanto, tan aleatorio como cualquier decisión de personas, perdería el sentido siquiera intentar hablar de ello. Porque a mi me puede parecer cine de culto Eraserhead, El Bueno El Feo Y El Malo o Troll 2, pero a mi vecino A Tod Gas. Y los dos tendríamos razón.
    Personalmente, y teniendo en cuenta la discusión, esto vale tanto como nada, mi concepto estaría en torno a cine que, independientemente de su presupuesto, consiguen, antes o después, un éxito con aires de pleitesía por parte de sus fans, externo a los principios industriales. Por eso entran en el cine de culto Star Wars, El Señor De Los Anillos o The Rocky Horror Picture Show. Kynodontas aún no entraría, ni Eraserhead, ni la mayoría del cine independiente, serie z o gore. De hecho, la definición de los directores de culto, lo es por la pleitesía que reciben sus obras en conjunto, no como películas concretas.
    Pero es eso, que es una de esas definiciones que están en el aire y no hay nada cierto ni falso en ninguna de ellas. Por tanto, no tiene sentido ni la definición, ni el plantear explicar lo que es. Es algo, cuyo nombre lo define por sí mismo, y punto.

    Me gusta

  2. Personalmente, aborrezco tanto El señor de los Anillos tanto como Harry Potter y Crepúsculo .Si son o no buenas novelas es un asunto totalmente subjetivo. No hay nada que se pueda dictaminar sobre eso. Aunque lo de la “narrativa excepcional” de las grandes obras y “la narrativa facilona” de los best-sellers siempre me hizo mucha gracia.

    Es facilón lograr escribir una tocho de más de 500 páginas, con una narrrativa capaz de mantener la atención e interés de incluso personas que no suelen leer? Entonces, no sé porque no están todos los autores escribiendo best-sellers. Al menos que escriban uno para solucionarse las facturas y poder dedicarse el resto de su vida a escribir cosas excepcionales cuya lectura no pueda sorpotar ni su padre.

    También damos también por felizmente zanjado lo de las cult movies. El concepto es el concepto, y en “tu concepto” y “mi concepto” -salvo quizás la neurociruía invasiva- nadie puede interferir.

    Incluso si estableces que bajo “tu concepto de cult movie” además de las características dichas también sea condición imprescindible que haya un cameo del Pato Donald. Yo me callo y limitamos el concepto a uno o dos títulos de disney.

    Ley de vida!

    Me gusta

    • Aborrecer es algo subjetivo… igual que el ‘engancharse’ a una novela… pero si ser buena o mala novela también es subjetivo entonces dejaré de decir que El Quijote es una excelente novela porque aborrece a la mayoría de la gente, o que El Ulises de Joyce es un simple peñazo y no una obra genial… etc.

      Sobre lo de facilona… nada ha conseguido ‘enganchar’ a más lectores que la novela romántica… eso no quiere decir que todos los escritores busquen escribir basura comercial. Es como si dijeses, pues no sé porque todos los directores de cine no hacen un par de películas estúpidas super comerciales, aunque sea para ganar dinero. Es cuestión de principios. Lo difícil, es mantener al lector con interés y además contar algo más que una simple historia de nudo y desenlace barata. Porque escibidores hay muchos, literatos… pocos.

      Tu resolución de las cult movies es bastante demagógica. Hablo de ‘concepto’ porque precisamente no existe una definición al uso del término. Y si buscas en algún que otro libro, y también en Internet, comprobarás que no soy la única que opina que Tron es una película de culto. El comentario pueril sobre el Pato Donald me parece una salida de tono que no viene a cuento.

      Para que entiendas a qué me refiero con lo de que el término no está definido cito un fragmento del libro 372 Films de Culto de Carlos Serrano:

      Tenía ganas de hacer un libro que reuniera mis pelis favoritas, mis films de culto, una especie de Biblia con todas aquellas películas que por un motivo u otro me han llamado la atención. En mi caso un film me puede interesar ya sea por su calidad, por su impacto emocional, por haberlo saboreado en mi infancia (y por lo tanto sea un mito personal), porque sale una actriz especialmente morbosa o simplemente porque es tan horrendo que hace gracia. Films míticos y legendarios se mezclan con bodrios delirantes o simples catálogos de aberraciones. Hay muchas razones para que un film se convierta en un objeto de culto y aunque ya está muy manida la expresión “film de culto” creo que no hay mejor definición para esos films que a uno le parecen tan especiales por las más variopintas razones (racionales o irracionales)

      Me gusta

  3. El señor de los anillos tuvo un gran éxito de ventas en los 50 y fue ferozmente atacado por el mundo de la crítica intelectual del momento, que lo consideraba infantil y estúpido. Pasto para adolescentes, vaya… Te suena la historia? Es exactamente el mismo fenómeno que Harry Potter y Crepúsculo. Incluso la temática, lucha del bien contra el mal, fantasía, creación de una “mitología” propia etc se da en los tres fenómenos, La única diferencia es que el fénomeno de Tolkien ocurrió hace ya más de 50 años y con el paso del tiempo ha ido cogiendo un halo de respetabilidad. Algo que probablemente también pase con Harry Potter y Crepúsculo dentro de unas décadas, cuando los niños que hoy son fans se conviertan en teóricos respetados y lo reivindiquen…

    Yo no digo que el cine de culto simplemente tenga que tener bajo presupuesto. Dije que tenía que ser creado al margen de la industria (por lo tanto casi siempre tiene bajo presupuesto) y además, lo más importante, crear un mundo muy personal capaz de crear fervor entre algunas minorías y normalmente repulsión o indiferencia para el resto.

    Tampoco dije en ningún momento que tenga que ser serie z o gore (aunque la mayoría provienen de ahí). Cité Eraserhead que ya está más allá de eso, y del mismo modo se podría citar a Pi (Aronofsky), Forbidden Zone (R. Elfman), El Topo (A. Jodorowsky), Arrebato (I. Zulueta)… O por poner un ejemplo actual Kynodontas. Ejemplos hay miles… y todas pelis personales, que sin que nadie se lo esperase, sin ningún tipo de mercadotecnia industrial detrás se convirtieron con el tiempo en un fénomeno.

    Por eso Tron, por mucho que digan algunos teóricos, no creo para nada que se pueda meter en este mismo saco. Tron fue una peli creada en su época para triunfar comercialmente, para deslumbrar por los increíbles efectos especiales y con una mercadotecnia muy potente. Pero no fue bien recibida por el público y fracasó… Posteriormente ha sido reivindicada por geeks por su temática cibernética y demás. Se le rinde culto, pero un culto al estilo de Star Trek, Dr Who, Star Wars… No creo que sea una película del culto en el sentido que creo que se busca en el post (pelis que salen de la nada y van creando fans por el boca-oreja…)

    Sea como sea, creo que es un término que se ha ido desvirtuando con el paso del tiempo y ahora nadie sabe ya lo que es. Como el significado de freak o bizarro que ya vale para todo.

    Pero su significado original es el que estoy comentando. Esas pelis independientes raras, que sobre todo en Estados Unidos durante los 70 se ponían casi de tapadillo en sesiones de medianoche, sin ningún tipo de publicidad, y que iban poco a poco creando fans por el boca-oreja… Eso al menos en sus origenes eran las llamadas cult movies.

    Me gusta

    • Nuevamente te agradezco tu comentario, Culturista.
      Bueno, has dicho muchas cosas, así que me centraré en los dos puntos en los que no estoy de acuerdo.

      Comentas que El Señor de los Anillos fue considerada una novela infantil. Sí, también fascista, conservadora y falta de imaginación. Y otras críticas la tildaron de imaginativa y profunda y hasta de la mejor novela del siglo XX (exageradísimo, ya). Fue concebida por su autor como una continuación de El Hobbit, que sí era una novela infantil (o juvenil) de los años treinta, pero una década después lo que Tolkien escribió se salía de la literatura para adolescentes. El Señor de los Anillos no solo tiene una narrativa excepcional (en ningún momento facilona, como suele ocurrir con los best sellers) y se sumerge en temáticas profundas y complejas de la filosofía y la mitología. La creatividad de Tolkien sobrepasa en bastante la de Crepúsculo y Harry Potter, puesto que la formación de filólogo de su autor le permitió crear incluso nuevos idiomas dentro de su Universo. No creo que dentro de 100 años se hable de quien-quiera-que-sea el autor/a de Crepúsculo. Pero todas las novelas tienen detractores y defensores, solo el paso del tiempo las sitúa en su lugar dentro de la literatura. A Tolkien hace tiempo que lo situaron, por mucho que les pese a otros grandes como Moorcock, entre los grandes escritores de la literatura fantástica del siglo XX.

      Por otro lado, creo que mi concepto de cine de culto es algo más amplio, o abarca más, que el tuyo. La definición que yo le daría es la siguiente: películas que no han cosechado un éxito entre el gran público que se alimenta de cine comercial y que tras su retirada de las salas, incluso mucho tiempo después, se convierten en películas de éxito por el boca-oreja (como bien dices). En este sentido, y aquí es donde creo que no estamos de acuerdo, yo considero que no importa la idea o concepción inicial de la película, es decir, si fue producida para ganar dinero o no, sino si realmente fue un producto comercial (tuvo un éxito real entre el público) o no.

      Un saludo y síguete pasando!;)

      Me gusta

  4. Hola leona!

    Tradicionalmente, una de las características esenciales de las pelis de culto es que eran pelis producidas totalmente al margen de la industria cinematográfica, lo que conllevaba casi siempre bajo presupuesto, ausencia de estrategias de marketing, publicidad etc…

    Por eso no creo que Tron (una producción de Walt Disney) o Blade Runner (Toda una superproducción de la época) puedan ser consideradas pelis de culto. Son pelis con seguidores fanáticos, eso sí, pero no pelis de culto en el sentido que creo que se busca en el post. Sino también tendríamos que meter en el saco a Star War, por ejemplo.

    David Lynch y George A. Romero fueron directores de culto en sus debuts con pelis muy personales generadas al margen de la industria: Eraserhead y La noche de los muertos vivientes respectivamente. Pero posteriormente, debido al éxito pasaron a formar parte de la industria.

    Lo mismo con Raimi o Peter Jackson. Que por cierto, creo que es indudable que El señor de los anillos es una peli comercial. Cualquier adaptación de un best-sellers con millones de seguidores en todo le mundo lo es…Ya solo comprar los derechos de adaptación requiere una inversión demencial. A ese nivel no hay gran diferencia entre ESDLA y Crepúsculo. Eso de que fue una apuesta personal autoproducida ya le gustaría a Jackson poder financiarse esa locura! No hay más que ver los créditos de la peli para ver la cantidad de productores ejecutivos que hay detrás (Los pájaros de los hermanos Weinstein incluidos,y por supuesto también gente de New Line y otras productoras)

    Me gusta

    • Hola Culturista!
      Ante todo, gracias por tu comentario. 🙂
      Creo que tienes razón en algunas cosas, en otras disiento. No estoy de acuerdo en que una película de culto tenga que tener baja producción, porque entonces cine independiente y cine de culto pasarían a ser lo mismo. Considero que el cine de culto va más allá del cine independiente. Aunque he de decir que tengo serias dudad, como tú bien dices, de que Blade Runner pueda ser considerada de culto, pero por lo que he leído, la mayoría de los teóricos así lo consideran. No opino lo mismo de Tron, que fue una película que en su momento tuvo poca repercusión (para ser de Walt Disney), y no fue hasta un tiempo después que se convirtió en una película de culto.

      Es muy difícil hablar de directores de dentro y de fuera de la industria. En realidad, en cuanto se tiene un mínimo de repercusión ya se pasa a formar parte de la industria. Y no podemos reducir el cine de culto al gore o al cine z, porque hay más que eso. En cuanto al Señor de los Anillos, tengo mis reservas. No digo que no sea una superproducción, y que por tanto se buscase obtener beneficios, pero no me parece para nada lo mismo que Crepúsculo. El Señor de los Anillos, la novela, es un libro vendido y leído, pero no es un best seller al uso de Crepúsculo para nada, Tolkien es un escritor reconocido a lo largo del tiempo que se incluye en muchos planes de estudio de literatura. Pertenece incluso al mundillo friki de los años 70-80, y no fue hasta la película de Jackson, cuando sus ventas tuvieron un importante repunte.

      Pero tienes razón en lo de la autoproducción, usé un término erróneo y en este caso no es cierto, lo que quería decir es que es una película que Jackson quería hacer (y se nota) y que seguramente quería hacer bien (para recrear los mundos de Tolkien es necesario el dinero), no creo que fuese del tipo Harry Potter, por poner un ejemplo, en cuyo caso es la productora la que considera que el filón puede dar dinero y busca un director y unos guionistas que la lleven a cabo con más o menos tino. Por su puesto, no la considero una película de culto. Pero tampoco me parece una bajada de pantalones tan grave por parte de Jackson.

      Me gusta

  5. De acuerdo con tu respuesta, quedando claro que estamos de acuerdo en que no es nada más que una etiqueta.
    Por último, creo que si se las etiqueta así, es más por las sensaciones que causan, que por no poder ser clasificadas…

    Me gusta

    • Con difíciles de clasificar no me refería a las películas exactamente, sino a que es complicado incluso para los expertos decidir cuándo una película se ha convertido en un film de culto. Por ejemplo, ¿es Casablanca una película de culto? En mi opinión no, es un clásico y un referente, pero no una película de culto. Pero podemos decir que la línea es bastante difusa.

      Me gusta

  6. En mi opinión, el cine de culto o las películas de culto, no existen, simplemente es una forma que tenemos de clasificar películas que han tenido un cierto “éxito” (no sé si llamarme éxito o fama o…) y que debido a particularidades propias es difícilmente encasillable en cualquiera de los géneros comunes.
    No es una moda, ni un género, ni una tendencia, siempre habrá películas “diferentes”, y hoy a lo mejor se llama cine de culto, pero a lo mejor dentro de 10 años se llaman “locofilms” por ejemplo

    Me gusta

    • Bienvenido, Potorrito 🙂
      Es cierto que cine de culto es solo una etiqueta y que precisamente las etiquetas son la mayor convención que tiene el lenguaje. Pero en este caso, el culto hace referencia precisamente a las dos características principales de esas películas: son adoradas como si de una religión se tratase por sus seguidores y tienen un halo de esoterismo.
      He de decir también que este, llamémosle fenómeno, está generando amplios debates en el mundo teórico del cine precisamente por su difícil cataloguización. Un saludo

      Me gusta

  7. Lo que me resulta verdaderamente interesante de este tema es que directores como Sam Raimi (Posesión Infernal, Terroríficamente Muertos, El Ejército de las Tinieblas) o Peter Jackson (Bad Taste, Braindead…), directores de películas “de culto” se hayan pasado en los últimos tiempos al cine comercial.

    Me gusta

    • El tema de las películas de culto, o cine de culto, y los directores que son asiduos a este fenómeno, es que no suelen recibir grandes beneficios de su actividad. Como dije en el artículo, normalmente la explosión de interés por la película y su posterior tratamiento como cine de culto se da tiempo después del estreno, en ocasiones décadas después. Por ejemplo, El baile de los Vampiros de Polanski se estrenó en 1967, y su boom entre el público y su consagración como película de culto no llegó hasta tres décadas después. De hecho ha llegado a generar incluso un musical en 1997. Pero, ¿hasta que punto eso reporta al director y a la productora dinero real?

      En el caso de los directores que mencionas, no creo tanto que sea que se han pasado al cine comercial como que hayan tenido un éxito comercial. ¿Realmente El señor de los Anillos es una tema comercial? En realidad fue una apuesta del propio Jackson que se autoprodujo, New Line Cinema solo fue la distribuidora.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s